El apego en los tiempos de Tinder – Lady Tinderella

El apego en los tiempos de Tinder – Lady Tinderella

Generalmente evito la tentacion, a no ser que no pudiese resistirla. Mae West Ahh la busqueda de el amor ?Como explicar lo que sucedio a lo largo de dos anos de vida sin caer en estereotipos sobre peliculas naif, snuff and sniff?. Nunca se ni como explicarmelo a mi misma asi­ como mucho menor a otros, por motivo de que como suele suceder, la realidad puede pasar la ficcion, mismamente podri­a ser en un evento de honestidad mas alla sobre toda cordura, alli vamos…comencemos por el fundamentos Habia una vez una chica que creia fiarse en el “te amare toda la vida” desplazandolo hacia el pelo escribia poemas e historias sobre amor dignas sobre Disney, Incluso que un jornada se llevo sobre frente la realidad, el castillo fue demolido por condiciones insalubres, y no ha transpirado se dio cuenta sobre que esa oracion provenia de el tiempo en que la expectativa de vida era sobre cincuenta anos asi­ como no de 80 o mas igual que en la actualidad, y que una cosa era jurar apego eterno con una fecha de caducidad de 20 anos de vida y una diferente muy distinta era firmar cadeneta perpetua. Por lo tanto, esa femina, o sea la que suscribe y no ha transpirado escribe, decidio iniciar y vivir su propia vida, a su manera, trabajar sobre sol a sol, redactar desde el atardecer hasta el amanecer asi­ como gozar de el silencio sobre su misma empresa sin principes depresivos a los cuales tuviese que mantener, comprender, soportar, asi­ como sufrir. Ah si, durante dos anos de vida vivi como en la burbuja, mi mismo paraiso privado donde me saludaba cada manana y no ha transpirado me hacia empresa a mi misma y a mis hijos (Tengo 2 de mas datos). Pero, la naturaleza esta llena sobre peros por motivo de que no soporta el vacio y una manana mi tranquilidad se me hizo un nudo corredizo, comenzo a picarme el bichito, se me desperto la libido, los indios se pusieron en pie de conflicto, llamenle igual que quieran, pero la realidad es que los abrazos a mi almohada no eran suficientes, asi­ como las dialogos con mi vibrador no prosperaban. Read More